Las mejores clínicas de estética de España
Llámanos sin compromiso 913 269 524

LIPOSUCCIÓN EN BILBAO

MOOEMCLINIC

liopsucción

¿Qué es una LIPOSUCCIÓN

La técnica quirúrgica cuyo propósito es eliminar los depósitos de grasa repartidos por el cuerpo, ya sea en las mejillas, barbilla, cuello, brazos, espalda, abdomen, caderas, glúteos, piernas, pantorrillas e incluso los tobillos, es denominada liposucción, lipoescultura o moldeado corporal.

Los depósitos de grasa atacados en este procedimiento no desaparecen con una dieta balanceada y ejercicio constante, por lo que sólo pueden ser eliminados completamente a través de la liposucción en  Bilbao. Si esta no es la única opción, es mejor que se pierda el sobrepeso naturalmente, puesto a que los resultados de la liposucción son limitados en comparación a adelgazar en todo el cuerpo gracias a los buenos hábitos de salud, y solo presenta cambios notables en la acumulación de grasa determinada. Es ideal más para moldear el cuerpo que reducirlo.

Estos acúmulos de grasa localizada son diferentes a la celulitis, y son resistentes a las técnicas naturales de pérdida de peso. Para deshacerse de ellos mediante la liposucción, esta grasa es disuelta, facilitando su movilización y extracción del cuerpo. Pueden aparecer por los procesos determinados del cuerpo y su manera de almacenar grasa, usada para obtener energía, promover un metabolismo saludable y estabilizar las hormonas liberadas, pero también surge por una variedad de factores, incluyendo:

  • Genética: Es el mayor factor que influye en el cuerpo para que este ahorre grasa, a veces excesivamente, ya que su importancia en este aspecto es del 70% al 80%. Así que, dependiendo de la historia familiar, se puede determinar el impacto que tendrá el llamado “Genotipo Ahorrador” en una persona. Si se posee dicho gen, puede que el individuo sea más susceptible a padecer enfermedades.
  • Estrés: Al sufrir de estrés constante, el organismo eleva los niveles de cortisol, siento esta una hormona favorecedora de la producción de grasa y su acumulación, además de dificulta la posibilidad de ganar músculo.
  • Falta de sueño: Los hábitos de sueño son importantes e influyentes en cómo se maneja el organismo. No dormir el tiempo necesario también libera hormonas, esta vez la llamada leptina, aumentando el apetito, como una manera del cuerpo para decir que mediante el consumo de alimentos podrá recuperarse de la falta de sueño.
  • Edad: Envejecer resulta en la disminución de la quema de grasa el cuerpo, refiriéndose al gasto energético ya sea en reposo o al realizar una actividad física. Por cada década esta reduce un 5%, después de los 50 años aumentando a 10%. Incluso cuando esto sucede, las personas mayores siguen manteniendo los mismos hábitos alimenticios, consumiendo la misma cantidad de calorías.
  • Sexo: Las hormonas sexuales atacan de igual manera la pérdida de grasa, en especial las masculinas, llamadas andrógenos, siendo los femeninos “endrógenos”. Cuando estas hormonas no están tan presentes como deberían, también ocurriendo al envejecer, es probable que el gasto energético no esté balanceado con el consumo de calorías.

Es importante notar, a su vez, que la grasa en el cuerpo no es de sólo un tipo, y que cada clase de grasa puede ser tanto positiva como negativa para este. Existen tres tipos de células grasas, dependiendo del color, y a su vez estas se almacenan en otros tres tipos:

  • • Grasa blanca: El cuerpo utiliza estas células para almacenar grasa como depósitos de energía. Se encuentran debajo de la piel rodeando zonas como el abdomen, glúteos y muslos, funcionando como una especie de protección para los órganos. También genera la producción de leptina y cortisol.
    • Grasa marrón: Se encarga de la quema de grasa, a diferencia de la blanca, y de la regulación de calor en el cuerpo, generando calor. Los bebés poseen más cantidad de grasas que los adultos, aunque algunos sí guarden más que otros. Es más, al tener sobrepeso, menos grasa marrón poseerá el individuo, mientras que su cantidad de grasa blanca será elevada.
    • Grasa beige: Funcionando como una etapa media entre la grasa blanca y la marrón, la grasa beige es la transición de una a otra al quemar grasa, para dejar de almacenarla en cantidad.
    • Grasa esencial: Concentrada en el cerebro, médula ósea, nervios y órganos, es aquella vital para el cuerpo y todos sus procesos, sin la cual no podría funcionar correctamente. Está involucrada en la absorción de vitaminas y la generación de calor del cuerpo y de hormonas importantes como de fertilidad. Esta grasa no debe ser perdida, ya que el cuerpo es dependiente de esta para estar sano.
    • Grasa subcutánea: Forma una de las capas superficiales de la piel, donde se almacena, y es la que más predomina en el cuerpo, formando hasta el 90% de la grasa corporal. También es la primera en perderse al adelgazar. Puede almacenarse en unas partes más que en otras.
    • Grasa visceral: Conformada por la grada blanca, es cuando esta se concentra en el área del abdomen, rodeando los intestinos y otros órganos como el hígado, páncreas y el corazón. Es la más difícil de perder al intentar adelgazar, y puede generar problemas como resistencia a la insulina, diabetes e incluso cáncer y demencia. Por eso, se debe controlar y prevenir la cantidad excesiva de esta.

TÉCNICAS UTILIZADAS EN UNA LIPOSUCCIÓN

Este procedimiento cambia exponencialmente dependiendo del paciente y las decisiones del cirujano. Puede ir desde 30 minutos hasta más de 2 horas, ya que se hace en área del cuerpo muy pequeñas o las más extensas, y eliminando poca o mucha cantidad de grasa. También influye el tipo de liposucción a realizar, de las cuales existen:

  • • Liposucción asistida por succión tradicional: Conocida también como liposucción seca, es el método donde se utiliza la cánula, siendo esta el instrumento de succión, para absorben la grasa del área a tratar.
  • Liposucción tumescente: A diferencia de la liposucción por succión, en esta, antes de la extracción de grasa, se inyecta una solución salina con anestesia y epinefrina, ante el cual las zonas de grasa se hinchan y endurecen. Esto ayuda a extraer la grasa más fácilmente al introducir la cánula mediante una incisión, y disminuye la probabilidad de sangrado.
  • Liposucción asistida por láser: Con dicho láser se disuelve la grasa a extraer, para que salga sin tantas complicaciones. Primero se utiliza la luz láser, y luego nuevamente la cánula para succionarla.
  • Liposucción ultrasónica: El uso de ultrasonidos y cánulas especiales también logran disolver la grasa. Esta técnica es recomendada para eliminar grasa en zonas densas. Además, reduce las probabilidades de lesiones en la piel.
  • Liposucción por potencia o mecánica: Este tipo de liposucción utiliza las vibraciones cortas para destruir las células grasas y facilitar su extracción, mediante el uso de otra cánula especial. La operación es más rápida que usando otras técnicas, y causa menos dolor al paciente. Es recomendada en especial al eliminar grandes cantidades de grasa.

El otro extremo de la cánula se conecta a una máquina o jeringa y succiona la grasa, quizá necesitando hacer otra incisión para poder eliminarla de toda el área deseada. Es importante también ir reponiendo los líquidos que se vayan perdiendo, ya que si no se devuelven el cuerpo puede sufrir un shock. Por vía intravenosa se administran los fluidos y transfusiones de sangre, la cual se realiza con la sangre del paciente extraída con anterioridad.

¿QUIÉN PUEDE SOMETERSE A UNA LIPOSUCCIÓN?

Son determinados como candidatos ideales aquellos posibles pacientes que cumplan con una serie de características o requisitos del cirujano, de manera que la liposucción sea garantizada exitosa y con poco o inexistente riesgo durante el procedimiento. Estas características siendo:

  • Buen estado físico: La salud general del cuerpo debe ser óptima, idealmente, para poder proseguir con la cirugía. A las personas que posean enfermedades cardíacas o respiratorias no se les recomienda someterse a este tipo de intervención médica. Incluso a pacientes con resfriado o infecciones, es probable que pospongan la liposucción en Bilbao.
  • No haberse realizado otra cirugía: Si el paciente ha pasado por una intervención en el área poco tiempo antes de la posible liposucción, es mejor no realizarla por completo hasta haber pasado más tiempo.
  • Tener piel elástica y firme: Ya que la liposucción involucra remodelar la piel, si esta cuelga y está flácida, no se moldeará correctamente sobre la nueva figura y contorno corporal, y podría requerir una cirugía de seguimiento. En cambio, una piel firme permitirá este tipo de cambios y se adaptará sin problemas o rugosidades.
  • No padecer obesidad: El peso del paciente debe ser el adecuado para su cuerpo, o no ser excesivamente grande, de manera que la grasa eliminada sea sólo los bolsillos de grasa que no se puedan retirar de cualquier otra manera. Además, las personas obesas son más susceptibles y delicadas ante este tipo de operaciones.

QUÉ SUCEDE ANTES Y DESPUÉS DE UNA LIPOSUCCIÓN

ANTES DE LA LIPOSUCCIÓN

Como cualquier operación de este tipo, primero el cirujano debe realizar una evaluación física para comprobar el buen estado físico mencionado anteriormente. Se comprueban los depósitos de grasa que el paciente desee eliminar, así como la firmeza y elasticidad de la piel, y que esta sea apta para l remodelación de la figura corporal. Por lo menos tres semanas antes, el paciente debe suspender la toma de medicamentos anticoagulantes, así como evitar la exposición al sol.
El día de la cirugía, se dividirá el área a tratar con marcador, colocando la anestesia debida, siendo local para zonas pequeñas, o anestesia general cuando se trata de zonas amplias.

DESPUÉS DE UNA LIPOSUCCIÓN

Una vez culminada la intervención, se rodea la parte del cuerpo operada con un vendaje quirúrgico o prenda elástica, ayudándole a controlar la hinchazón y a adaptarse a la nueva figura corporal. También se insertan tubos que drenen los líquidos.

El cirujano recetará antibióticos para prevenir infecciones, y otros medicamentos prescritos para tratar el dolor. La curación es gradual, siendo así a través del tiempo:

  • Primeros días: Al tercer día se pueden retirar los tubos de drenaje. Si la intervención fue leve, podrá volver a trabajar luego de esto, poco después retirándose los puntos de sutura.
  • Primeras semanas: Se detiene el uso del vendaje todo el día tras 2 o 3 semanas, usando solamente en el día. Al mismo tiempo, el paciente podrá volver a realizar actividades físicas.
  • Primeros meses: La hinchazón y hematomas disminuirán tras el primer o segundo mes, pero no desaparecerán por completo durante 6 meses o más.

El paciente puede sentirse más pesado debido al exceso de fluidos, así como sensibilidad en la zona.

¿CUÁNDO SE APRECIAN LOS RESULTADOS DE UNA LIPOSUCCIÓN?

Una rinoplastia en Bilbao otorga resultados duraderos, en excepción por la rinoplastia sin cirugía. En 1 o 2 semanas bajará la hinchazón y podrán verse mejorías, con una hinchazón mínima sobre todo en la punta de la nariz que prevalecerá unos cuantos meses. Se debe esperar mientras los tejidos terminan de sanar y establecerse para poder observar los resultados definitivos. Todo este proceso puede durar aproximadamente 1 año.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS DE UNA LIPOSUCCIÓN?

Las complicaciones que pueden ocurrir son infrecuentes, pero aun así posibles, especialmente cuando se extraen altas cantidades de grasa. En general, los riesgos incluyen la acumulación de fluidos mencionada con anterioridad, infecciones y lesiones o pigmentación permanente en la piel, dada por la exposición al sol. Algunos otros problemas pueden ser:

  • Cirugía de corrección: Siendo bastante común, alrededor de 10% de las rinoplastias requieren seguimiento para realizar correcciones, no es una complicación muy grande, necesitando una cirugía sencilla para arreglar ya sean problemas e irregularidades en la nueva forma de nariz, o insatisfacción por parte del paciente.
  • Entumecimiento permanente: Es probable que el paciente sienta el área de la cara entumecida un tiempo después de la rinoplastia. Eso sólo supone un problema más grave si dicho entumecimiento se vuelve muy prolongado y se mantiene a lo largo de los siguientes meses.
  • Perforación en el tabique: Si se ha operado para resolver problemas respiratorios, hay posibilidades de perforaciones en este cartílago. No es grave, pero si por este se presentan más dificultades al respirar, deberá realizarse una cirugía de seguimiento.

PUNTOS IMPORTANTES EN UNA LIPOSUCCIÓN

Estos puntos notables son necesarios para cualquier posible paciente que esté considerando una rinoplastia:

  • A pesar de la existencia de la perfiloplastia, es más recomendable que la rinoplastia se realice sin otro tipo de intervención en la cara.
  • Puede que antes de la cirugía se deba llevar a cabo un electrocardiograma y otros estudios como de coagulación.
  • Los pacientes que sufran de convulsiones, por razones fuera de la rinoplastia, tienen la posibilidad de aspirar los tapones nasales.
  • Si aparecen puntos rojos en la nariz luego de la operación, estos suelen ser vasos rotos, que no suponen complicación alguna.
  • Una rinoplastia puede ser tanto estética como funcional a la vez, resolviendo ambos problemas simultáneamente.
  • La rinoplastia de corrección tiende a ser más complicada que la primera.

En España, según el SECPRE o Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética, 1 de cada 1000 personas se someten a una rinoplastia cada año, las edades yendo de los 18 a los 45 años. La modificación de una nariz puede cambiar por completo tu imagen personal, y más si es realizada de una manera armoniosa, además de que su función es vital para el día a día del ser humano. Una rinoplastia en Bilbao resulta una gran solución para las tantas problemáticas que se suelen tener en cuanto a esta parte del cuerpo, y traen tanto autoestima como alivio a aquellos que se someten a ella.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Puntuación
[Total: 0 Valoración: 0 de 5]