REDUCCIÓN DE SENOS

OPERACIÓN DE REDUCCIÓN DE SENOS EN TURQUÍA

Precio

2.590€

Los senos excesivamente grandes no solo son un problema estético, sino también de salud, afectando sobre todo a zonas como el cuello y los hombros. Existen muchas técnicas para reducir el tamaño de los senos, siendo aquella que resulta capaz de ajustarse a la anatomía y las expectativas individuales del paciente, la mejor opción.

Como regla general, cuanto más grandes son los senos, mayores son las cicatrices. Estas pueden situarse alrededor de la areola o formar una T invertida en la zona inferior de los senos. Además de la incisiva, la láser también puede ser una excelente opción para reducir los senos, si así lo considera el cirujano. Sea como fuere, antes de someterse a esta intervención el equipo médico le pedirá una mamografía previa a la cirugía para descartar tumores malignos y otra tres meses después utilizarla de referencia para futuras mamografías.

Aspectos destacados de la operación: ·

  • La duración de esta intervención suele situarse en las 2 horas·
  • Normalmente se utiliza anestesia general·
  • La estancia en el hospital es de un día ·
  • Durante entre dos y cuatro días tras la operación portará drenajes para extraen la sangre acumulada durante la intervención ·
  • La estancia en el país oscilará entre los 6 y los 7 días
  • Tras la operación se deberá recurrir a un sujetador especial durante 3 semanas
  • El resultado final se apreciará en 2 meses

¿qUÉ es una cirugía estética de reducción de pechos? ¿Quiénes SON APTOS PARA ESTA cirugía?

Los senos que presentan una masa excesiva suelen causar dolor de espalda y de cuello, así como cifosis. A menudo estos también producen  entumecimiento en los brazos como consecuencia de la presión a la que se somete al nervio al recurrir al sujetador. En casos extremos también se detecta cierta dificultad respiratoria.

Es habitual que, para quienes poseen un pecho de grandes dimensiones, la continua fricción entre la piel del pecho y la tela del sujetador genere  erupciones e incluso heridas. Además, estos limitan la actividad física diaria.

En otro orden de cosas, los pechos desproporcionados provoca una enorme dificultad a la hora de seleccionar la ropa, lo que en algunos casos genera problemas psicológicos y sociales. Es por eso por lo que, al recurrir a una cirugía de reducción de pecho, los senos, además de adquirir una apariencia natural conseguimos que todos estos problemas mencionados anteriormente desaparezcan facilitando la vida de las personas.

Es importante señalar que la transformación del pecho puede deberse a distintos factores como lo son los genéticos, los cambios hormonales o la aparición de ciertas enfermedades. De igual forma, los cambios de peso o los problemas durante la época de lactancia pueden incrementar el tejido mamario y agrandar los pezones de muchas mujeres jóvenes.

Preoperatorio

De cara a la primera consulta debes contarle al cirujano tus expectativas respondiendo a dos preguntas: ¿Por qué crees que necesitas esta operación? y ¿cuáles son tus expectativas de esta cirugía?
Una vez te escuche, conozca tu historia, tus molestias, los antecedentes familiares y pedirte una mamografía, este procederá a realizarse un examen para analizar el tamaño de tu pecho, la forma, la condición de tu piel, tu edad, qué podría hacer para mejorar tus senos e indicarte todo tipo de detalles sobre cómo lo haría y los resultados.

En esta fase es imprescindible no dejarse nada por preguntar, ya que el cirujano estará encantado de ofrecerte todos los detalles sobre la intervención, la duración, las molestias que pueda producir, la cicatriz, la sensibilidad del pezón, los riesgos o la anestesia.

Preparándose para la cirugía

.En el caso de que tengas alta presión arterial, fumes, consumas determinadas sustancias o cualquier otra consideración que deba saber el doctor debes comunicarla.

Tras la cirugía de reducción de pecho dormirás en el hospital y, dependiendo de cómo haya ido, podrás irte al día siguiente o quedarte un par de días más.

La operación de reducción de senos

En la cirugía estética de reducción de pechos el tejido mamario se remodela de acuerdo al tamaño del cuerpo de la persona. En esta, tanto el tejido como la piel de los senos son intervenidos. Además, el pezón se recoloca en la zona que mejor queda estéticamente. Todo ello se lleva a cabo con anestesia general durando la cirugía alrededor de 4 horas.

Sea cual sea el método al que se recurra, la cicatriz quedará prácticamente invisible alrededor del pezón o en forma de T invertida en el pliegue del seno. Ambas son imperceptibles

Postoperatorio

El postoperatorio de la intervención de reducción de senos rara vez produce dolor o molestias de consideración. Rara vez produce molestias al mover los brazos tras la operación. Nada más concluir la operación se aplican vendajes en el pecho y se mantienen con unos tubos de drenaje que son retirados en 24 a 72 horas.

Es a los dos días cuando se retira el vendaje el pezón y a los siete cuando se hace lo mismo con el vendaje general. Normalmente los puntos son retirados después de entre 7 y 10 días.

La paciente deberá vestir con sostén deportivo y tratarse con masajes durante unas 6 semanas con el objetivo de reducir la inflamación y evitar un posible adormecimiento de los pezones durante esos primeros días de postoperatorio.

El regreso a la vida normal después de la reducción de senos

Las pacientes pueden volver al trabajo después de una semana y se les recomienda no realizar actividades deportivas durante 3 meses. Cabe destacar que la cirugía estética de reducción de pechos ofrece resultados permanentes, mejorando el aspecto físico y psicológico de quienes recurren  a ella.

Puntuación
[Total: 0 Valoración: 0 de 5]