RINOPLASTIA

OPERACIÓN DE RINOPLASTIA EN TURQUÍA

Precio

2.290€

 

 

La cirugía estética de nariz (rinoplastia) o cirugía de remodelación de la nariz puede combinar aspectos estéticos y funcionales.
La rinoplastia sirve tanto para alargar como para acortar la nariz, para cambiar su forma al completo o únicamente la de su punta, para reducir el ancho de tus fosas nasales y también para modificar el ángulo entre la nariz y el labio superior.
Esta también sirve para corregir una deformidad congénita, una lesión y para corregir distintos problemas de respiración.

Aspectos destacados de la operación:

  • Cirugía de 1,5 horas
  • Anestesia general
  • Estancia de un día en el hospital
  • Si todo va bien el vendaje se elimina al tercer día
  • Los puntos se quitan el quinto día
  • El yeso de la nariz se quita o cambia a la semana de la intervención
  • El total de la estancia en Turquía para la intervención es de 7 días
  • La intervención puede producir algunos edemas que se eliminarán a las 2 semanas
  • El resultado final se apreciará en 12 semanas

operación de rinoplastia

CUÁNDO SOMETERSE A UNA RINOPLASTIA

En la mayor parte de las ocasiones los pacientes acuden a la rinoplastia para mejorar su apariencia física e incrementar tu autoestima, ya que se trata de una operación que altera notablemente la apariencia del rostro.
Antes de someterte a la cirugía es importante hacerse las siguientes preguntas: ¿por qué quiero la cirugía? y ¿qué espero de la misma? Esa es la información que deberás traspasarle a tu cirujano en busca de la mejor solución para tu caso en concreto. Es importante destacar que la rinoplastia no te ayudará a alcanzar la perfección, sino más bien a mejorar tu apariencia.
La mayor parte de los cirujanos no operan a adolescentes ya que es preferible esperar a que el desarrollo del rostro se haya completado antes de empezar a modificarlo. La edad a la que empiezan a realizarse cirugías de este tipo suele ser los 14 o 15 años para las chicas y un poco más tarde para los chicos. Cuando más tarde, no obstante, mejor, ya que se trata de una decisión que afectará al resto de su vida.
En el caso de la rinoplastia las pocas complicaciones que ofrece suelen ser pequeñas infecciones y las hemorragias nasales, a menudo vinculadas a la anestesia. Tras la cirugía, a veces, se encuentran capilares rotos que se muestran como pequeños puntos rojos en la superficie de la piel.
En la cirugía estética de nariz apenas hay cicatrices. Gracias al avance científico las incisiones son mínimas e imperceptibles a la vista.

La inmensa mayoría de estas operaciones resulta exitosa, solo necesitándose algún retoque en uno de cada diez casos y siempre para correcciones menores. Estas operaciones correctoras son aún más simples.

PLANIFICACIÓN DE TU CIRUGÍA

Antes de la operación es necesario que haya la máxima comunicación entre el paciente y el doctor. En la primera visita, previa a la cirugía, será el momento de detallar qué buscas ofreciendo todo tipo de detalles. Posteriormente se examinará la estructura de la nariz y la cara y se mostrarán todas las posibilidades de las que dispones.
En función de la estructura del hueso y el cartílago de tu nariz, de la forma del rostro, del grosor de tu piel, de tu edad y de tus expectativas se buscará la mejor solución para tu caso concreto.
En esa primera visita también se hablará de la anestesia a utilizar, de las técnicas quirúrgicas, del tipo establecido de cirugía que se llevará a cabo, de los riesgos y, cómo no, de los costes.
Algo que es importante ya que la mayoría de las pólizas de salud no cubren la totalidad de las cirugías con fines estéticos. Situación que puede cambiar en el caso de que recurras a una rinoplastia para acabar con problemas respiratorios o lesiones, en cuyo caso sí puede que estén incluidas en la cobertura del seguro.

Cabe recordar que, si en algún momento sufriste alguna intervención de nariz, te sometiste a algún tratamiento en esta zona, sufres alergias, dificultades respiratorias o fumas deberás comentárselo a tu cirujano.

ejemplo de una operacion de rinoplastia

PREPARación PARA LA CIRUGÍA

Una vez todo haya sido acordado, tu cirujano te informará sobre si puedes comer, beber, fumar, si debes dejar de tomar parte de tu medicación y te ofrecerá información sobre cómo debe ser el preoperatorio. Una vez realizada la intervención es posible que necesites ayuda externa para realizar algunos quehaceres diarios durante los primeros días.

 

TIPO DE ANESTESIA para una rinoplastia

Se utiliza anestesia general, permanecerás dormido durante todo el tiempo que dure la cirugía.

durante LA CIRUGÍA

La rinoplastia suele durar entre una y dos horas. Durante la cirugía, la piel nasal, el hueso y el cartílago son desplazados para proceder en busca del resultado deseado.

La mayoría de los cirujanos plásticos intervienen sobre la misma nariz. Son pocos los casos en los que se opta por una técnica abierta, separando las fosas nasales realizando una mínima incisión.

Cuando la cirugía es de nariz es completa se recurre a una férula de yeso con el fin de ayudar a mantener la nueva forma de la nariz y estabilizar el tabique durante unos días. Es posible que tras la operación se dejen temporalmente colocados otros instrumentos de drenaje o protección.

Después de la operación

Después de la cirugía la cara suele hincharse. Durante las primeras 24 horas la nariz puede doler y pueden aparecer ligeros dolores de cabeza. En el caso de que estos aparezcan puedes pedir medicación al equipo médico. Es probable que durante las primeras 24 horas acudas en más ocasiones de las habituales al baño.
Será tras los primeros dos o tres días cuando los edemas se hagan más visibles pudiendo recurrirse a vendas para reducir la hinchazón y calmar las posibles molestias que estas ofrezcan. Tras las primeras semanas estas desaparecerán. Es también posible que durante los primeros días después de la cirugía sientas una ligera ligera sensación de bloqueo en la nariz que se irá yendo poco a poco.
En cuanto a los tampones de la nariz, estos serán eliminados a los pocos días y, cuando acabe la segunda semana, se eliminará totalmente todo el  vendaje y la férula de yeso.

REGRESO A LA NORMALIDAD

La mayor parte de los pacientes tarda una semana en volver al trabajo. No obstante, pueden pasar varias semanas hasta que puedas realizar vida normal en todos los sentidos. Un ejemplo de actividades que deberán esperar alrededor del mes son aquellas que requieren esfuerzo físico. En cualquier caso es imprescindible que protejas al máximo tu nariz durante 8 semanas de cualquier golpe, impacto, rozadura e incluso del sol. Huelga decir la importancia de ser cuidadoso a la hora de maquillarse o lavarse el pelo.
En el caso de aquellos pacientes que utilizan gafas deberán recurrir a las lentillas hasta que la nariz esté completamente curada. Es decir, no podrás usarlas durante alrededor de dos meses.

En cualquier caso, debes saber que el doctor irá contactando contigo para ver cómo evoluciona la nariz a través de distintos chequeos en los que es necesario que informes del más mínimo dolor o molestia.

tu nueva nariz

Para apreciar el resultado final deberás esperar un tiempo. Es habitual que, tras la cirugía reconstructiva, la mayoría de pacientes no se sientan bien consigo mismos, al no ver el resultado que apreciarán en un tiempo. Una vez retirado el vendaje verás como día tras día esta va pareciéndose más a lo que deseas hasta que, tras un par de semanas, nadie sea capaz de saber si te has operado o no. Y es que se trata de un proceso gradual.

Es la punta de la nariz la que más hay que esperar, pudiendo notarse algo inflamada durante varios meses antes de ver cómo quedará. Al año, aproximadamente, veremos esa punta cómo quedará finalmente.

antes y despues de una operacion de nariz

GUÍA para el CUIDADO DE tu NARIZ tras una rinoplastia

Después de finalizar el proceso de cura se requiere tiempo y paciencia. El mimo en el postoperatorio es tan importante como la cirugía.

  1. Aunque resulte incómodo es posible que tengas que respirar durante un tiempo por la boca hasta que el cirujano vea que estás en disposición de que se te retiren los tampones de las fosas nasales.
  2. Es importante que consumas muchos líquidos y recurras a comidas ligeras para aliviar la sequedad bucal que se produce tras respirar por la boca. Es recomendable ingerir comida suave y fácil de masticar. Si te viene bien usa gel o bálsamo labial para mantener los labios hidratados.
  3. Solo podrás recurrir a aquellas medicinas que te prescriba el doctor.
  4. Mientras tu nariz esté vendada coloca tu cabeza elevada con un par de almohadas. Mantén tu cabeza arriba para favorecer la circulación de la sangre y así reducir la inflamación post cirugía.
  5. Es normal que veas que salen algunos flujos de las fosas. No obstante, si estos incluyen sangre debes informar a tu doctor por teléfono.
  6. Es importante proteger tu nariz hasta que el doctor te diga. No toques las vendas y espera a que lo haga el doctor en una semana.
  7. Cambia la pequeña almohadilla situada debajo de tu nariz cuando te digan los médicos.
  8. No intentes frotar las fosas nasales o limpiar la nariz. Es importante no golpear la nariz. Por eso se recomienda usar camisas que eviten roces innecesarios sobre esa zona.
  9. Lava tus dientes con cuidado y usa un cepillo suave.
  10. Durante las dos primeras semanas tras la cirugía evita levantar peso y realizar esfuerzo físico.
  11. Evita la exposición a la luz solar durante un mes.
  12. Cuando ya no tengas los vendajes pasarás por un periodo de inflamación y decoloración. Esto se resolverá espontáneamente en poco tiempo.
  13. Es posible que notes entumecimiento en la punta de la nariz, lo que desaparecerá en pocas semanas.
  14. Una vez quitados los protectores podrás proceder a sonarte la nariz y el oído durante 2 o 3 veces al día, eso sí, siempre echando mano del agua del grifo. No limpies tu oído a partir de tus fosas nasales.
  15. Puede que, incluso tras retirar los tampones, tu nariz siga bloqueada. Esto es normal. No intentes sonarte la nariz durante la primera semana. Si estornudas debes hacerlo con la boca abierta.
  16. La fatiga o debilidad propia del postoperatorio desaparecerá en unos pocos días. Si tienes problemas de insomnio comunícalo al equipo médico para que te ayude a dormir durante los primeros días.
  17. Es posible que tras las primeras 12 o 36 horas tras la cirugía sientas síntomas depresivos que irán desapareciendo. Una vez veas tu nariz, recuerda que debes esperar de 6 a 12 meses para ver el resultado final.
  18. Durante el tiempo que lleves el vendaje puedes realizar trabajos que no impliquen esfuerzo físico. Es posible usar maquillaje para disimular los moratones.
  19. No falles a ninguna cita postoperatoria. Es necesario hacerte un seguimiento total que incluirá la toma de fotografías. Las citas postoperatorias suelen ser: una semana después de la cirugía, 1 mes después, 3 meses después y 6 meses después.
  20. Deberás esperar al menos un mes para poder usar gafas.
  21. A menudo, la rinoplastia se combina con la cirugía para corregir la desviación septal (el cartílago torcido que obstruye la nariz) y, a veces, con el destinada al aumento de la barbilla a través de implantes. Sea como fuere, si el paciente desea disminuir el tamaño de la nariz el paciente deberá recurrir a una rinoplastia completa.  En el caso de que solo desee retocar la punta de su nariz se puede optar por una plastia de punta.
Puntuación
[Total: 1 Valoración: 5 de 5]