Si estás pensando en llevar a cabo una intervención de aumento de pecho es muy posible que quieras saberlo todo sobre la intervención, siendo uno de los elementos centrales el relativo a los implantes mamarios.

Lo primero que debes saber al respecto es que, actualmente, se están utilizando -mayoritariamente- dos tipos de componentes como son el gel ultracohesivo de silicona y la solución salina. Cada uno de ellos, como vamos a ver, tiene sus puntos fuertes y débiles, por lo que a menudo, muchas pacientes optan por escoger aquel que les ofrece un tacto más agradable, según su punto de vista.

Tipos prótesis mamarias

Implante de suero salino

La razón por la que muchas mujeres optan por el implante de suero salino es porque, en caso de romperse, el líquido que se desprende puede ser absorbido de forma natural por el organismo sin producirse ningún efecto secundario que requiera de algún tipo de intervención.

En el otro lado, sus detractores alegan que, con el tiempo, es posible que las ondulaciones de las prótesis se hagan presentes en la piel, revelando que no se trata de un pecho natural. Sea como fuere, se trata de las prótesis menos utilizadas en la actualidad.

Implante de gel ultra cohesivo de silicona

La razón por la que muchas mujeres eligen el implante de gel ultra cohesivo de silicona es por la seguridad que este ofrece en caso de rotura y, también, por el desarrollo que ha habido en este tipo de prótesis para hacerlas más que seguras.

Si bien son casi irrompibles, cuando esto sucede, el implante impediría que el contenido acabase en el organismo. Sin embargo, esa resistencia no afecta al tacto y ofrecen aún menos efectos secundarios que las anteriores.

Más allá de los materiales, es importante recordar que amén de la composición podemos escoger la forma: así pues encontraremos prótesis mamarias redondas y prótesis mamarias anatómicas.

En el caso de las últimas, suelen amoldarse más a la forma natural de los pechos. De ahí que empezasen utilizándose en reconstrucciones de pecho para posteriormente empezar a implantarse en aquellas mujeres que apenas tienen pecho y, actualmente, en todas aquellas que deseen aumentar su pecho y conseguir una forma más perfecta.

En el caso de las prótesis mamarias redondas, estas ofrecen resultados mucho más homogéneos, ofreciendo una forma redondeada con curvas perfectas en ambos pechos, por lo que muchas mujeres que quieren tallas grandes o pechos prominentes recurren a ellas.

Sea como fuere, y sobre todo si tienes dudas, lo mejor es que sea el especialista médico experto en este tipo de intervenciones quien, tras escuchar lo que esperas de la mamoplastia, te aconseje qué modelo de prótesis es el que mejor se te amolda. No obstante existen casi medio millar de tipos de prótesis en función del volumen, la consistencia y la proyección.

Independientemente de cuál sea tu fisonomía -peso, altura y forma de tu cuerpo- debes saber que existe una prótesis mamaria perfecta para tu caso concreto y con la que conseguir ser más feliz.

Puntuación
[Total: 0 Valoración: 0 de 5]

Leave a reply