MooemClinic

Mooem clinic tratamientos Medicina estética

Microblading mal hecho, ¿qué consecuencias trae?

El microblading es una de las técnicas estéticas en mayor auge. Pero, muchas personas desconocen los riesgos a los que se exponen al realizarse este tratamiento. Sin embargo, no hay que dejar de lado los beneficios que aporta a la imagen personal. En este artículo, hablaremos acerca de las consecuencias de un microblading mal hecho. Es importante analizar los pros y los contras de cada tratamiento.

Esta técnica estética es un maquillaje semipermanente que hacer ver las cejas mucho más abundantes. Aunque sin perder su aspecto natural. Por eso, se aplican moléculas de pigmento en la superficie de la piel en pequeños trazos. Una de las ventajas que nos ofrece este tratamiento es que se realiza de manera manual. Por lo que se puede conseguir un resultado bastante estético. Sin embargo, es necesario conocer las consecuencias del microblading mal hecho.

También te puede interesar: ¿Qué es un aumento de pómulos?

¿Qué consecuencias trae el microblading mal hecho?

El microblading supone una gran alternativa ante los distintos métodos de estilización de las cejas. Anteriormente, se codiciaban las cejas mucho más finas y marcadas. En la actualidad, se prefieren las formas más pobladas y naturales.

Un microblading mal hecho puede suponer una gran preocupación para la persona. No solo por el factor estético, sino también por las complicaciones del microblading. Permítenos explicarte cuáles son esos factores de riesgo al realizarnos este tipo de técnicas. Ya que, aunque el tratamiento en sí es bastante favorable, puede presentar ciertas complicaciones.

¿Por qué hay tanto riesgo? Más que nada, porque se está trabajando sobre la piel. Es posible que, después de la intervención, la persona empiece a presentar sarcoidales. Existe también el riesgo de contraer infecciones superficiales. Que si buen pueden parecer sencillas, pueden afectar profundamente las capas de la piel. Todo va a depender de las condiciones en las que se realice el tratamiento. Pero, en general, tales infecciones se manifiestan por:

  • Hábitos de higiene inadecuados por parte del cliente. Porque sí, no todo es responsabilidad del profesional que realice el microblading mal hecho.
  • Mala praxis.
  • Uso de instalaciones y herramientas sin higienizar.

Es por esto que aconsejamos tener seguridad del lugar donde serás atendido, así como la experiencia del profesional. Un lugar económico no siempre puede garantizar los protocolos de higiene necesarios. Aunque también puede ocurrir en centros estéticos más profesionales. Lo que realmente debemos tomar en cuenta es la experiencia del profesional, así como su tasa de éxito.

Efectos del microblading mal hecho por falta de higiene

Todos coincidimos que las consecuencias del microblading mal hecho van mucho más allá de la parte estética. La mala praxis de este conlleva la poca higiene durante y después del tratamiento. Las consecuencias pueden variar, pero hay ciertos efectos comunes en la mayoría de casos:

  • Resultados que distan de las expectativas y que son poco favorables.
  • Enrojecimiento y ardor.
  • Dificultad para cicatrizar.
  • Comezón en la zona, de manera constante e incluso después del proceso de recuperación.

Es importante que elijamos muy bien la clínica donde se nos realizará el tratamiento. Así como el profesional, el cual debe estar altamente capacitado. Para conseguir una apariencia natural, el especialista en microblading debe trabajar meticulosamente.

Eligiendo la aguja con cuidado, de forma que pueda ofrecer resultados naturales. Además, es sumamente necesario elegir adecuadamente el color. Ya que, si el pigmento es mucho más claro o más oscuro, de seguro el resultado no será tan favorable. Es por esto que muchas personas deben permanecer con un microblading mal hecho durante mucho tiempo.

¿Cuándo se considera un microblading mal hecho?

Actualmente, podemos encontrar muchas personas que realizan este tratamiento, aunque sin haber recibido ninguna formación. Es por esto que abunda el microblading mal hecho. Si ya has recibido este tratamiento. Pero no sientes que sea el mejor resultado, puedes confirmar que se trata de una mala praxis cuando:

  • La piel no ha sido penetrada del tono y, por tanto, no se consigue un resultado perceptible.
  • El pigmento se desvanece, pierde forma o intensidad.
  • Las cejas no tienen la misma forma.
  • Se utilizó un pigmento que no coincide con el tono de piel o del cabello.
  • La piel alrededor de las cejas está muy lastimada y con cicatrices.
  • Se han realizado trazos gruesos, poco naturales y para nada atractivos.

Si sientes que el microblading realizado está limitando un aspecto de tu vida, seguramente no fue hecho de manera correcta. Tienes todo el derecho de reclamar por los daños que hayan ocasionado. También es pertinente visitar a tu dermatólogo.

¿Cómo corregir el microblading mal hecho?

Algunas personas se preguntan, ¿es posible hacer una corrección microblading mal hecho? Corregir un microblading mal hecho no es tan sencillo. En primer lugar, porque no puede ser borrado. Lo único a lo que podemos optar, es a realizarnos un tratamiento con láser de pigmentos. Respecto a estos, podemos mencionar dos tipos: el pico láser y el láser de rubí.

Estos sirven para romper las partículas de pigmento que han perforado la parte más superficial de la piel. Sin embargo, remover los efectos de un microblading mal hecho no es tan sencillo. Se trata de un procedimiento tardado y que va a depender de muchos factores.

¿Por qué es tan difícil eliminar este tratamiento? Lo que sucede, es que en el microblading no solo se usa un color. Para lograr un aspecto natural, se puede usar una gama de colores que asemejen el pelo natural de las cejas. Esto es lo que hace difícil eliminar el color. Ya que, este es bastante difícil de eliminar con el láser.

Para realizar este retiro, el paciente debe pasar por una prueba. En una sesión, le aplican láser sobre la zona afectada. Si al cabo de un mes el pigmento no ha cambiado, puede que esta solución no sea para la persona. Existen algunos casos donde el pigmento se vuelve verde o rojo. Si es así, se aconseja dejar que el color se vaya desvaneciendo con el tiempo.

Contraindicaciones del microblading

Hay que tomar en cuenta que el microblading no es para todo el mundo. Es por esto que se hace necesario asistir con el especialista, y no con cualquiera que diga realizar esta técnica. Hay algunos casos donde se contraindica este tipo de tratamientos. Entre ellos, cuando la persona presenta:

  • Diabetes.
  • Enfermedades autoinmunes.
  • Queloides.
  • Embarazo.
  • Hemofilia.
  • Hepatitis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio